ggg

Genal, Guadiaro y Guadalteba

Valle del Genal

El río Genal, afluente del Guadiaro, discurre entre montañas a cuyo alrededor se asienta una serie de pueblos de origen bereber, salpicando la sierra con pequeñas poblaciones con características urbanísticas similares, con empinadas y estrechas calles junto a abruptos roquedales acompañados de cuestas y recovecos espectaculares. De casas bajas de cal, pequeñas chimeneas, vigilantes torreones o periscopios serranos y viejos tejados morunos de preciosas tejas antiguas. Pueblos con sus costumbres, modismos y características propias. El Valle del Genal constituye un enclave con una fuerte identidad en un territorio bello y cambiante, donde la naturaleza se encuentra en estado puro y cuyo paisaje muta y se transforma según las estaciones del año.

Algatocín
algatocin_escudo

Aunque se remonta a la Edad del Bronce, su peculiar estructura urbana de herencia bereber se escalona sobre sus cuestas, destacando el blanco de sus casas sobre el verde de los castaños, madroños, quejigos y alcornoques que inundan su municipio. Sobresale la Iglesia de Ntra. Sra. del Rosario, la Ermita del Calvario y su peculiar Fiesta de las Mañanitas de Navidad.

Alpandeire
alpandeire_escudo

Poblada desde la Edad de los Metales y asentada a los pies de Jarastepar, se hallan en esta villa los dólmenes de Encinas Borrrachas, del Montero y del Cortijo de la Mimbre junto al Arroyo Audalázar. Destaca la Iglesia de tres naves del siglo XVI de San Antonio de Padua o “Catedral de la Serranía”, junto a la Casa natal del venerado capuchino Fray Leopoldo, el Mirador del mismo nombre, el Pósito Antiguo del siglo XVIII y el Monolito de Fernando VII.

Atajate
atajate

Entre los Valles del Genal y Guadiaro, destaca por su Iglesia Parroquial de San Roque, sus callejuelas en un casco urbano típicamente morisco, restos de vía romana, enterramientos visigodos y su excelente mosto natural, con su Fiesta del 30 de noviembre. Por su lugar estratégico fue también punto de tránsito de bandoleros.

Benadalid
benadalid

Rodeado de olivos, castaños, encinas, alcornoques y una singular cadena montañosa con impresionantes tajos. Destacan los restos de su castillo romano y árabe, de planta cuadrada que alberga el cementerio. Entre sus calles empinadas y casas blancas destaca la Iglesia Parroquial de San Isidoro, su fuente romana y el Museo el Alambique, así como la caliza Cruz del Humilladero.

Benalauría
benalauriajpg

De origen bereber extiende sus tierras desde el Valle del Genal hasta el Guadiaro. Su paisaje lo conforman alcornocales, quejigos y castaños. De típica estructura urbana andalusí destacan sus bellas puertas y ventanas. El Columbario Romano del Cortijo del Moro, su Iglesia de Santo Domingo de Guzmán y el Museo Etnográfico son de visita obligada.

Benarrabá
benarraba_escudo

Entre los Valles del Genal y Guadiaro se abre a una frondosa ribera con magníficos baños y una gran variedad de paisajes de montes, campiñas y miradores naturales, destacando “Las Buitreras”, angostura del río con paredes y cien metros de profundidad y el puente de los alemanes. Sobresale la bella Iglesia de San Sebastián con su cúpula de cerámica azul.

Cartajima
cartajima_escudo

Situada a mayor altura de toda la Comarca, atalaya a 900 metros y conocida en el siglo XIX como “Cádiz el Chico”, destaca por sus impresionantes Riscos kársticos, la Sierra del Oreganal y las decenas de cuevas y simas. Sobresale Ntra. Sra. del Rosario de puerta barroca y escalinata, así como sus termas y necrópolis romanas. Interesantísimas las Cortesías, cuando La Virgen y el Niño realizan el peculiar baile de Domingo de Resurección en el Huerto.

Faraján
farajan_escudo

Su nombre significa gozoso y así será su visita. Atravesada por el río Genal, se sitúa en un paraje de profundos barrancos, arroyos y rodeado de castaños, encinas y alcornoques. Casas encaladas, antiguas alquerías, cuestas y desniveles. Puntos de interés son la Iglesia de Ntra. Sra. del Rosario del s.XVI con su torre mudéjar y el Dolmen del Romeral.

Gaucín
gaucin_escudo

Impresionante paisaje de encinas, alcornoques, castaños y acebuches junto al río Genal. El Castillo del Águila representado en el escudo de la villa constituía junto a Gibraltar la defensa de entrada por el sur. Destacar además de la Iglesia de San Sebastián, el Convento de las Carmelitas y la Fuente de los Seis Caños, junto a las Fiestas del Santo Niño y el Toro de Cuerda.

Genalguacil
genalguacil_escudo

Pueblo de antiguas minas de oro y plata, de cultura fenicia y helénica, es conocido por ser un museo permanente al aire libre, con obras legadas tras el bianual “Encuentro de Arte”. Salpicado de cuestas empinadas, celebra el primer Baño de temporada y el tostón de noviembre. Destacan la presencia de pinsapos y una reserva de caza mayor.

Igualeja
igualeja_escudo

Con el Manantial, donde nace el río Genal, rodeado de hermosos castaños, es un lugar realmente bello y escarpado. Destaca la Iglesia de Santa Rosa de Lima con su campanario originario del antiguo alminar, la Ermita del Divino Pastor, el Molino del Hiladero, el Yacimiento arqueológico del Barrero y sus cuevas. Célebre su bandolero Flores Arrocha y su captura por la Guardia Civil tras huir a la sierra.

Jubrique
jubrique_escudo

Destaca por su Iglesia de San Francisco de Asís, las ermitas del Castañuelo y Sta. Cruz del Chorrillo, sus bosques de pinos, castaños y cerezos y los ríos Genal y Monardilla. Imprescindible el recién inaugurado Oasis de Mariposas en el Mirador del Altillo, su Fiesta de Máscaras en mayo, evento singular y único en España y su Concurso de Aguardientes.

Júzcar
juzcar_escudo

Contó con la primera fábrica de hojalata de España de San Miguel por su riqueza maderera, transportando además, como anécdota, la carga en camellos. Tras la consulta popular de 2011, es conocido como el pueblo pitufo al sustituir el tradicional encalado por el color azul. Resalta la Iglesia de Santa Catalina de Siena, el Museo Micológico y el Descenco al barranco Sima del Diablo.

Parauta
parauta_escudo

Pueblo encalado, serpenteante, de plazas, fuentes, empedrado, forja y herrerías. Su término municipal se adentra en el Parque Natural, por lo que es rico en recursos paisajísticos, valor ecológico y enorme belleza, destacando su Encina Vallecillo, antiquísima y con más de tres metros de diámetro. Destaca su Iglesia de la Purísima  Concepción del siglo XVI, de cruz latina y su torre mudéjar.

Pujerra
pujerra_escudo

Junto a sus densos y frondosos bosques de castaños y pinos, destacar la Iglesia del Espíritu Santo de artesonado mudéjar y espadaña barroca, el Busto de Wamba, que según la leyenda era rey visigodo que nació aquí, la Feria de San Antonio de Padua y su fiesta patronal, la de la Castaña y la Virgen de Fátima, junto a los tradicionales tostones y el delicioso mistela.

Valle del Guadiaro

Este río, el Guadiaro, es el principal de la Serranía y en el que desembocan a su vez numerosos riachuelos más pequeños y arroyos de las sierras. Cuenta en su entorno con la Sierra del Palo, Sierra Blanquilla y Sierra de los Pinos, y a sus pies se esparcen los pueblos regados por este río andaluz. De marcado origen árabe, en sus alrededores encontramos dos de las cuevas más importantes de Andalucía, la del Gato y la Pileta. Si nos adentramos en el Parque Natural de los Alcornocales, encontraremos la zona de mayor producción de corcho en Europa, y la visión de unos bosques vírgenes integrados en la foma de vida sostenible de los que los habitan, compartiendo territorio con el Parque Natural de Grazalema. Estos pueblos siguen manteniendo la estructura urbanística característica serrana, blancos de cal y de callejuelas estrechas y serpenteantes. Constituyen un paraje de gran belleza natural y ruta legendaria e ineludible para viajeros, arrieros y bandoleros.

Benaoján
benaojan_escudo

Asentamientos que datan de hace 250.000 años, tierra de pastos, encinas y ganadería lanar, en su término se encuentran las famosísimas Cuevas del Gato, del Hundidero y de la Pileta, declarada como monumento nacional de Arte Rupestre por sus pinturas.  Destacar la Iglesia de Ntra. Sra. del Rosario y la feria en su honor, la Feria de la Chacina y la Verbena del tren en verano.

Cortes de la Frontera
cortes-de-la-frontera_escudo

Fenicia, musulmán, judia y cristiana, asentada a su vez entre ambos parques naturales, Grazalema y Alcornocales, de gran variedad paisajística con cuevas, cerros, gargantas y simas. Destacar la Sauceda, nombrada ya por Cervantes por su valentía. Nombrar también el Ayuntamiento de corte neoclásico, la Iglesia de Ntra. Sra. del Rosario, la Plaza de Toros, la Casa de los Valdenebros, la Casa de Piedra y la Torre de Paso. También las Jornadas Micológicas, de singularidad provincial.

Jimera de Líbar
jimera-de-libar_escudo

Junto a la Sierra de grazalema y los Alcornocales, en plena naturaleza, destaca su Cañada Real, roquedales, rutas de senderismo, ríberas, encinas, alcornoques, restos de posadas y molinos. Resaltar la Iglesia del Rosario, antes castillo y cementerio musulmán, la Ermita de la Virgen de la Salud, la Finca del Tesoro y su Fiesta del agua con batallas con cubos de agua y el Festival de Música Allioli, uno de los primeros del verano.

Montejaque
montejaque_escudo

Con su nombre de Montaña perdida, tuvo castillo del que solo queda su nombre. Visitar este pueblo es perderse entre bellas calles estrechas. Destaca la Iglesia de Santiago el Mayor de gótico tardío y bóveda de terceletes, sede de diferentes conciertos por su maravillosa acústica, la Ermita de la Virgen de Escarihuela, el Lavadero de la Fuente Vieja, el Centro de Espeleología y el intrincado sistema de cuevas y simas. Resaltar su Juego del Cántaro.

Valle del Guadalteba

Este hermoso Valle se adentra en la Serranía de Ronda, entre las Sierras de los Merinos, Mollina, Cañete, Ortegícar y Alcaparaín, por donde discurren el río Guadalteba y afluentes. Zona de transición entre la Serranía de Ronda y la campiña de la Depresión del Guadalquivir, donde sus pueblos y villas presentan su estructura urbana típica de la Serranía, con castillos medievales, casas señoriales, portadas y bellas iglesias y conventos, rodeados por un entorno de gran valor ecológico de flora y fauna. Destaca su enorme patrimonio histórico, artístico y cultural, avalado por su importantísimo conjunto de yacimientos arqueológicos de las diferentes etapas históricas que pueden visitarse en los Museos y Archivos Municipales. Resaltar su situación estratégica de paso y cruce de caminos, sus fértiles tierras, embalses y pantanos, como el del Conde de Guadalhorce y de Guadalteba, además de manantiales, arroyos, cuevas, cerros y miradores naturales. Paisaje típico serrano con llanuras andaluzas, huertas fértiles, olivo, cereales, ganadería y cabaña porcina, valle de contrastes en todos los sentidos.

Almargen
almargen_escudo

Con más de treinta yacimientos arqueológicos desde la Edad del Cobre, resalta su ídolo de la fertilidad de mármol blanco del 3000 a.C. Zona de tránsito, con una vía romana que unía Ronda y Antequera, son características sus tierras fértiles, ganadería y porcino. Destacar su Iglesia con portada manierista de la Inmaculada Concepción, la necrópolis, el Manantial medicinal de Casablanca y arroyo, su piscina de agua salada, así como sus cuevas.

Cañete la Real
canete-la-real_escudo

Con una historia riquísima desde el Neolítico, rodeada por bosques de encinas, pinares y fauna diversa, esta villa fue íbera, romana, musulmana y cristiana, y destaca por su Iglesia románico-gótica de San Sebastián, el Convento de San Francisco, el Monasterio carmelita del Santo Sacramento, el Castillo fortaleza de Hisn Canit del s.IX y sus ermitas dispersas. En septiembre se devociona a Ntra. Sra. de Caños Santos, su patrona, concedido el jubileo mariano por Benedicto XVI.

Cuevas del Becerro
cuevas-del-becerro_escudo

Puerta norte de entrada a la Serranía, rodeada de fertiles huertas y una fauna silvestre riquísima, con águilas, búhos, ginetas, zorros y cabras montesas en sus riscos. Destacan la Iglesia sencilla de San Antonio Abad, su patrón, con dos becerros a sus pies, la Cueva del Moro y la Fuente del Nacimiento, de antiguos aljibes y caños, así como las Casas de las Viñas y los “Resbalaeros”. Fiestas como la Candelaria, Partir la Vieja y Tostar las castañas animan su vida cotidiana.

Teba
teba_escudo.png.1347472267433

Poblada desde el Paleolítico, con numeros yacimientos, destacando el Carnero de Castillejos y la Cabeza de Tiberio, es de terreno montañoso y se asienta en la cuenca del Guadalhorce. Presume de Castillo de la Estrella, el más grande provincial e inundada de palacetes, casas señoriales y populares, está declarada de interés histórico y cultural. Sobresalen la barroca Iglesia de Sta. Cruz Real, el manierista Convento de San Francisco, sus cuevas y cerros , así como las Jornadas Escocesas y su capitalidad europea del parapente.